Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Mujer, antiguamente Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Personalmente, siempre me ha gustado más denominarlo Día Internacional de la Mujer Profesional, entendiendo por profesional a la persona que recibe una remuneración por su trabajo. Porque trabajar, las mujeres hemos trabajado siempre y en un variado conjunto de disciplinas.

Dentro de los homenajes y discursos en honor de la mujer, destaco éste de Reshma Saujani: “Enseñemos a las chicas a ser valientes, no perfectas”. Encaja perfectamente con la filosofía de Mujer de Leyenda: más acción y menos  bucle de pensamientos paralizantes. Las vidas de nuestras Mujeres de Leyenda están repletas de carencias, pero nunca de falta de valentía.

¿Quién es Reshma Saujani?

Reshma Saujani es una abogada y activista americana, licenciada en Ciencias Políticas y Comunicación, Máster en Administración Pública por la Universidad de Harvard y Doctora en Derecho por la Universidad de Yale. Fue la primera mujer hindú-americana en postularse al Congreso de EEUU.  Es la fundadora del proyecto Girls Who Code, organización que apoya y fomenta el desarrollo profesional de la mujer en ciencias y tecnología, y es la autora del libro Women Who Don’t Wait in Line: Break the Mold, Lead the Way (en inglés), en el que recopila historias de mujeres de nuestro tiempo que han apuntado alto. Entre ellas se incluye la de Randi Zuckerberg, hermana del fundador de Facebook, y la suya propia.

MDLXXI_ReshmaSaujani

Reshma dio este interesante discurso en el famoso programa de conferencias TED Talks. Si no entiendes inglés, aquí te traemos un resumen en español de las partes más interesantes:

“Se nos ha enseñado a sonreír, a apostar sobre seguro, a obtener las máximas calificaciones en el colegio y la universidad.” 

02:25: A la mayoría de las niñas se les enseña a evitar el riesgo y el fracaso. Se nos ha enseñado a sonreír, a apostar sobre seguro, a obtener las máximas calificaciones en el colegio y la universidad. A los niños, sin embargo, se les enseña a jugar duro, a trepar hasta lo más alto y después saltar de cabeza. Y en el momento en que son adultos, bien sea que estén negociando un aumento de sueldo o pidiendo a alguien a una cita, ya están habituados a tomar un riesgo tras otro. Y son recompensados por ello. Se dice a menudo en Silicon Valley que nadie te toma en serio hasta que al menos hayas fallado dos veces en la creación de una start-up. En otras palabras, estamos educando a nuestras niñas para que sean perfectas, y estamos animando a nuestros niños a que sean valientes.

¿Vemos los desafíos como muros infranqueables o como retos estimulantes?

03: 45: En la década de los 80, la psicóloga Carol Dweck estudió la manera en que los estudiantes más brillantes  de quinto grado abordaban una tarea que  era demasiado difícil para ellos. Se encontró que las niñas más brillantes no tardaron en darse por vencidas. Cuanto mayor era su coeficiente intelectual , más probable era que se rindieran. Los chicos más inteligentes, por el contrario, vieron la difícil tarea como un reto. La encontraron estimulante y mostraron una tendencia a redoblar sus esfuerzos.

04: 11: ¿Qué ocurre? Bien, a nivel de quinto grado, las niñas superan habitualmente a los niños en todas las materias, incluyendo las matemáticas y las ciencias, así que no es una cuestión de capacidad. La diferencia está en cómo los niños y niñas se enfrentan a un desafío.Y no termina en quinto grado. Un informe de HP desveló que los hombres se postulan para un trabajo cumpliendo únicamente el 60 por ciento de las condiciones, pero las mujeres solo aplicarán si cumplen con el 100%. Este estudio a menudo se presenta como una prueba de que las mujeres necesitan más confianza en sí mismas, pero yo creo que lo que evidencia es que las mujeres han sido educadas para aspirar a la perfección y son demasiado prudentes.

“Profesor, algo está mal en mí.”

07:21: Mi amigo Lev Brie, que es profesor de la Universidad de Columbia y enseña introducción al lenguaje de programación Java, me cuenta lo que ocurre en sus horas de tutorías con sus estudiantes de informática. Cuando los chicos se atascan con una tarea, le comentan:  “Profesor, algo está mal en mi código.” Las chicas, sin embargo, le dicen: “Profesor, algo está mal en mí.”

09:30: “…para innovar de verdad, no podemos dejar atrás la mitad de la población. Tenemos que educar a nuestras chicas para que estén cómodas en la imperfección, y tenemos que hacerlo ahora. (…)  Cuando enseñemos a las niñas a ser imperfectas y les ayudemos a aprovecharlo, fomentaremos un movimiento de mujeres jóvenes y valientes que construirán un mundo mejor para ellas y para todos nosotros.

¿Cómo enseñar a nuestras hijas a ser valientes?

La única vía es el ejemplo. Si quieres educar a tu hija en la valentía, primero debes ser valiente tú. En Mujer de Leyenda promovemos el conocimiento de la biografía de mujeres que se atrevieron a ser ellas mismas pasando no solo por encima de los límites sociales y laborales que la sociedad les imponía, sino sobre todo por encima de sus propios límites. Ellas tienen mucho que enseñarnos sobre cómo superar los nuestros.

Para niñas, recomiendo la colección de libros Grande & Pequeña, libros ilustrados para niñas y niños sobre grandes mujeres de la historia contemporánea. Títulos de la colección: Amelia Earhart, Frida KahloCoco Chanel y Audrey Hepburn.