Ayer, 16 de marzo de 2016, Google dedicaba su doodle a Caroline Lucrecia Herschel, nacida en la misma fecha en 1750 en Hannover (Prusia, actual Alemania). Pero,  ¿quién fue esta Mujer de Leyenda?

caroline-herschel-astronomy-google-doodle

Descubriendo el cielo en familia

Caroline Herschel fue la octava hija de Isaac Herschel y Anna Ilse Moritzen.  Isaac, músico sin estudios oficiales, mostró durante toda su vida un gran interés en varias ramas del conocimiento, como la música, las matemáticas, la filosofía o los idiomas. Autodidacta, procuró esta educación polifacética a sus hijos varones. Caroline pronto se interesó por las enseñanzas de su padre, pero se encontró con la fuerte oposición de su madre, que deseaba para ella una educación que se orientase únicamente a los pañales y a los fogones, en consonancia con aquellos tiempos. Sin embargo, de niña Caroline sufrió enfermedades tan duras como el tifus y la viruela, que deformaron su rostro y limitaron su crecimiento a unos escasos 1,30 metros. Desfigurada, Caroline no era la mejor candidata para contraer matrimonio en la época.

Desoyendo los deseos de su mujer, Isaac Herschel instruyó a Caroline tal y como hacía con sus hermanos, a veces a espaldas de su esposa. Caroline menciona sus buenos recuerdos de las lecciones de su padre en sus memorias:

 “Mi padre era un gran admirador de la astronomía y tenía algunos conocimientos sobre aquella ciencia. Le recuerdo llevándome a la calle en una noche clara y helada para enseñarme algunas de las más bellas constelaciones, después de haber logrado ver un cometa.”  

La sinfonía de las estrellas

En 1757 estalla la guerra en Hannover y, tiempo después, una joven Caroline de 22 años emigra a Inglaterra, tras los pasos de su hermano William. Allí ambos pWelcomeudieron desarrollar sus dos grandes pasiones: la música y la astronomía. En esta época, William trabaja como organista y profesor de música, alcanzando el puesto de director de orquesta, y Caroline llega a ser una destacada soprano dirigida por su hermano. En estos años de carrera musical, éste se aficiona a la astronomía y, en 1781, William Herschel descubre el planeta Urano. A raíz de ello, el rey Jorge III de Inglaterra le concede una asignación anual de 200 libras que le permiten dedicarse plenamente a la ciencia de los cielos. Caroline decide seguir sus pasos y trabaja codo a codo con él en el tratamiento matemático de datos y en la construcción de sus propios telescopios. Si algo caracterizó a la pareja de hermanos, fue la estrecha relación que mantuvieron, tanto familiar como profesional.

Mujer pionera de la astronomía

Nuestra galería de Mujeres de Leyenda está repleta de pioneras. Caroline ostenta el título de primera mujer astrónoma. El 1 de agosto de 1786 descubre su primer cometa, que lleva su nombre. El rey Jorge III la premia con 50 libras anuales, el primer salario profesional de una mujer científica en Gran Bretaña, y empieza a disfrutar del reconocimiento de otros colegas de profesión. Incuso durante su carrera como astrónoma recibiría la visita del polivalente hombre de ciencia Carl F. Gauss.

Entre sus logros y reconocimientos cabe destacar los siguientes:

  • Descubrimiento de 8 cometas, 3 nebulosas y 14 objetos del espacio profundo.
  • Primera mujer miembro honorario de la Royal Astronomical Society, junto a Mary Somerville.
  • Miembro de la Real Academia Irlandesa.
  • Medalla de Oro de las Ciencias, otorgada por el rey de Prusia.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=xF6g8m6QkNI]
Posteriormente, en 1889, fue bautizado en su honor el asteroide Lucretia (segundo nombre de Caroline), y en el siglo XX, el cráter lunar C. Herschel.

La documentación más completa sobre ella se recoge en el libro de Michael Hoskin,  Caroline Herschel: Priestess of the New Heavens.

Desarrollar el talento gracias a la iniciativa ajena

Al estudiar la biografía de Caroline Herschel, hay dos hechos que me resultan llamativos y de los que podemos extraer aprendizajes a la hora de desarrollar nuestro propio talento:

1.-Apoyarse en la iniciativa de otro

Caroline, hasta la muerte de su hermano, siempre fue a rueda de éste. En nuestros tiempos, donde tanto se valora el emprendimiento y se admira a aquellos que se hacen a sí mismos de la nada, el éxito de Caroline no encaja en este modelo. Ella no rompió barreras por su propia iniciativa: su hermano tomó las decisiones más drásticas y abonó el terreno para que ella pudiera desarrollarse. Esto, sin embargo, no le impidió triunfar y realizar enormes aportes a la Astronomía. Si no contamos con la suficiente fuerza individual, asociarnos o incluso engancharnos al trabajo de otro puede conseguir desatascar nuestro torrente creativo.

2.-Reinventarse pese al éxito

Tanto William como Caroline abandonaron una carrera sólida como músicos para dedicarse a una rama del conocimiento que en nada tenía que ver a priori con aquello que habían conseguido hasta la fecha. Cambiar radicalmente de rumbo cuando se están cosechando éxitos en el camino actual es una decisión de alto riesgo. ¿Mereció la pena? El descubrimiento de Urano y un buen numero de elementos celestes así lo constatan. No obstante, tal y como hablábamos en este artículo relacionado con la investigación, el apoyo financiero del rey Jorge III fue fundamental para otorgarles la libertad económica que les condujo a sus descubrimientos.

Estrellas en un cielo de interior

Si de algo carece el cielo nocturno urbano es del despliegue de las constelaciones en toda su magnitud debido a la contaminación lumínica. Sin embargo, existen alternativas que, aunque no alcanzan la belleza de la Naturaleza, sí nos permiten disfrutar de la magnitud de la bóveda celeste de maneras alternativas.

Personalmente, me gusta acudir al Planetario de Madrid al menos dos veces al año.   Con cada cambio de estación, cambia la proyección en cartel. Hasta el equinoccio de primavera pude verse El Cielo de una Noche de Invierno. Durante 45 minutos podremos ver desde la butaca las constelaciones típicas de la época del año y nos explicarán el origen mitológico de sus nombres.

Otra buena opción para disfrutar de las constelaciones en 81aHf5kYzdL._SL1500_nuestra propia casa son los proyectores de estrellas. No solo son un juguete para niños. Mi preferido es Star Theatre: cuenta con proyector esférico con giro de 360º, estrellas fugaces, temporizador para quedarse dormida bajo las estrellas y libro-guía sobre las constelaciones. Hay otros más económicos, normalmente infantiles, que tienen luces de colores, aunque no son tan precisos y sirven más como decoración que como observatorio en casa.