En los artículos marcados como Cuadernos de viaje encontrarás toda la información sobre viajes que he recopilado a través de años: grandes viajer@s y exploradores, rutas míticas, libros imprescindibles, pequeños tesoros, trucos de supervivencia y lugares especiales.

brujula-y-mapas

Algunos los he vivido en primera persona y otros están en mi lista de deseos, pero a buen seguro que todos te mostrarán maneras alternativas al turismo más tradicional.

Entre las formas alternativas de viajar que más me gustan están las siguientes:

Rutas en tren

Recorrer el mundo por tierra es una experiencia apasionante. Mientras borras los raíles, se encarna el famoso “Caminante no hay camino, se hace camino al andar…” de Antonio Machado. El tren te permite observar el paisaje, tener tiempo para ti e incluso charlar con otros viajeros mientras aprecias y sufres la sensación de recorrer poco a poco la distancia que separa dos lugares.

Otras rutas por tierra

Aunque personalmente es mi favorito, el tren no es el único medio de transporte para viajar por tierra. El coche, la autocaravana y, por supuesto,  las rutas en bicicleta, a caballo o a pie pueden ofrecer la misma sensación de que lo importante no es la meta sino disfrutar del camino.

Rutas en barco

Surcar los mares cual marinera. La impresión de ver un atardecer en alta mar, rodeada completamente de agua, es indescriptible. Una característica de las rutas en barco es que la duración del viaje suele ser superior a la de otros medios de transporte. Varios días en un barco te otorgan una perspectiva única. También existe la posibilidad de dar la vuelta al mundo en barco, con una duración aproximada de tres meses.

Viajes literarios

Una modalidad de viajar que consiste en visitar los parajes y lugares de tus novelas favoritas o bien conocer aquellos lugares relacionados con la vida de los escritores que las crearon. El número 221 de Baker Street siguiendo los pasos de Sherlock Holmes o Notre Dame de París, después de leer la novela homónima de Victor Hugo, son dos claros ejemplos.

Otros viajes artísticos

La forma de viajar anterior no la reduzco únicamente a la literatura, sino que la amplío a otras artes como la danza, la música, la pintura y la escultura. Además, procuro acudir en la medida de lo posible a una clase de danza en cada país que visito.

Estancias

Tener la oportunidad de vivir varias semanas en una única ciudad te permite experimentar la vida del residente. No es necesario mudarse a la ciudad para vivir la experiencia. Bien organizadas, tres o cuatro semanas son suficientes para hacer amistad con gente local, aprender a moverte con soltura en transporte público, empezar a desarrollar gusto y asiduidad por ciertas cafeterías y bares, realizar actividades cotidianas como ir al cine o a una clase de baile o de cualquiera que sea tu afición.

Trabajo

También existe la posibilidad de trabajar, bien como freelance o como voluntario, por ciertos periodos de tiempo, lo que amplía tus perspectivas al poder observar de primera mano cómo desarrollan tu actividad laboral en otro país. Nuevamente, no es necesario trasladarse: puedes impartir una conferencia o seminario, por ejemplo, o simplemente moverte en los círculos profesionales del país destino.

antiguo